El golpe de Estado en Honduras, es un golpe contra todo lo que encarna la ALBA, por lo que la Alianza Bolivariana no sólo es una urgencia histórica sino la vía inexorable para hacerle frente a la crisis estructural del capitalismo

Comandante en Jefe Hugo Chavez Frias
05 de Julio de 2009

lunes, 2 de julio de 2012

Articulo del general Arvelaez, sobre el Socialismo del Siglo 21 y la FANB

Interesante articulo, de unos de los oficiales heroes en la sublevación del 13 de Abril de 2002.


El Socialismo del Siglo XXI:
El quiebre entre FAN y FANB


Autor: General (Ej) Mario Arvelaez Rengifo
Fecha de publicación: 02/07/12

Visto al socialismo hoy, como un modo de relaciones sociales de producción centrado en la convivencia solidaria y la satisfacción de necesidades materiales e intangibles de toda la sociedad, que tiene como base fundamental la recuperación del valor del trabajo como productor de bienes y de servicios para satisfacer las necesidades humanas y lograr la suprema felicidad social y el desarrollo humano integral.

Al respecto, Simón Bolívar, 1830, en su última proclama el 10 de diciembre, desde Santa Marta, Colombia, expresó la idea fundamental que ha constituido la razón y base del pensamiento ideológico militar venezolano, cuando sentenció: “y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales” al referirse a “las garantías sociales” se entiende hoy, como se ha entendido siempre: “defender al socialismo”, tomando en cuenta que para ese entonces el término “socialismo”, no había sido creado o conocido, este fue acuñado por su fundador Carlos Marx (1818-1883) unas décadas posteriores a la muerte de nuestro Libertador, de haber existido la palabra “socialismo”, hubiese formado parte de su léxico, tan igual como el de “democracia” al referirse a esta, la califica como el mejor sistema de gobierno en el Discurso de Angostura el 15 de febrero de 1819. La apreciación indiciaria del carácter socialista del Libertador, se puede deducir por la particular virtud que lo caracterizaba de amor al prójimo, a la humanidad y a su lucha por la libertad de los pueblos oprimidos.

En las décadas de la seudo democracia que imperó de 1960 y 1970, la Seguridad Nacional como política exterior de los Estados Unidos , obligó a las fuerzas armadas de los países latinoamericanos, y entre ellos a Venezuela, a modificar su misión de seguridad y defensa, para dedicarse solo a garantizar el orden interno, a fin de combatir aquellas ideologías, organizaciones o movimientos que, dentro del país, pudieran favorecer o apoyar al comunismo. Se conceptualiza al militar venezolano como un profesional de carrera, funcionario público con el derecho a recibir un salario por su trabajo. Además, se le concedieron algunos privilegios (bozal de arepa) según el decir de los políticos de turno, este manoseo político le hacía diferente al resto del colectivo y más de las veces, le distanciaban de los intereses del pueblo. Y en razón a ello, se le da la consideración a la Fuerza Armada Nacional de ser un ente corporativo, dividida en cotos de poder (cuatro fuerzas) y con obligaciones e intereses muy diferentes a la de sus miembros, apartando a estos del legado histórico que lo ha vinculado por siempre con la Patria.

Lo anterior, contradictorio a lo que ha caracterizado históricamente al militar venezolano como lo describe Aponte R. Paul (2011) en su obra Fuerza Armada Nacional: Una visión Bicentenaria, donde expresa que el militar se distingue por ser “Un soldado de convicciones claras y firmes que persiga la satisfacción colectiva por encima de la individual , le es negado estar conforme hasta tanto sea una realidad indiscutible la noble misión llamada a desempeñar en beneficio del pueblo” y además agrega que “es elemental la permanente formación ideológica y el convencimiento que la lucha por una patria libre y soberana es constante”. Considera el autor todos aquellos valores indispensables para evaluar si efectivamente un combatiente venezolano hoy, puede ser considerado inspirado por el pensamiento militar bolivariano, y es solo en socialismo que se pueda dar tal tipología, la de ser garante de la libertad, patriótico, revolucionario y antiimperialista.

A partir de la década de 1971, en la Academia Militar y en los otros institutos de formación militar, se experimentó un Plan Educativo denominado “Andrés Bello”, posteriormente modificado, en atención a que los resultados esperados del adoctrinamiento, había generado una transformación ideológica de carácter cualitativo en los militares egresados bajo su aplicación, por el enriquecimiento de estos desde el punto de vista social y humano, así como una significativa carga de contenido del pensamiento bolivariano, esto complementado a que la burguesía y las élites, mantenían una sostenida perdida de espacio y control de la FAN, por cuanto sus descendientes, por razones de las acciones de la guerrilla que se daban en las zonas montañosas del país en esas décadas, dejaron de cubrir las plazas vacantes de los institutos militares, cediendo espacio a una clase social menos privilegiada, que se va apropiando de espacios y desarrolla las condiciones para entablar la lucha de clases dentro del ámbito militar.

Esta lucha de clase se fundamenta ideológicamente en la prédica de los ideales del Libertador Simón Bolívar, de Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez, las Tres Raíces. Es en la Academia Militar, hoy cuna de la Revolución Bolivariana, de donde todos los militares de esa época salimos por una misma puerta, pero al salir tomamos distintos caminos y derroteros, unos pretendiendo escalar posiciones sociales en procura de ser admitidos por la clase dominante y ganar su inclusión como uno de ellos, aunque nunca fuesen reconocidos como tales, pero si usados para sus fines, bajo el fundamento de no existir mejor cuña que la del mismo palo, otros, nunca olvidaron sus orígenes y su gente, los de aquellos montes, de sus barrios y de su pueblo, afrontaron las dificultades y muchas veces tuvieron que resurgir de las cenizas como el Ave Fénix, así lo expresó y vivió en varias oportunidades el Comandante Hugo Chávez Frías.

A la clase dominante militar, en el año 1975 se le encienden las alertas al emerger las primeras promociones de oficiales como resultados de ese plan educativo y proceden a la corrección de los errores del adoctrinamiento ideológico en la FAN, no tardaron en aparecer, militares sometidos a persecuciones, seguimientos, bajas extemporáneas, extrañamiento de cursos, cargos en zonas inhóspitas. Con el corolario de los actos de rebeldía de febrero y noviembre de 1992, también se procede a la exclusión de aquellos aspirantes provenientes de zonas marginales, según los operadores del sistema burgués capitalista, estos llevaban el “rancho en la cabeza”. Con la victoria electoral del Comandante Hugo Chávez el año 1999, se concreta la amenaza y esta clase planifica desesperadamente la reconquista del poder y control dentro de la institución militar, junto con los pendejos que se le adicionan, irrumpen con un golpe de estado en abril de 2002, usando a políticos oportunistas para la consecución de sus fines y enmascarar la felonía con un asunto de carácter político.

Todo esto como una acción desesperada de salvarse de la inexorable carga del tiempo histórico y del progresivo desarrollo de la conciencia socialista militar en la FANB, como lo plantea en su obra István Mészáros (2008): El Socialismo en el Siglo XXI.


http://www.aporrea.org/tiburon/a146169.html


Archivo del blog

¿Como debe ser la Fuerza Armada de la Primera Potencia Energetica Mundial?

¿Como debe ser la Fuerza Armada de la Primera Potencia Energetica Mundial?