El golpe de Estado en Honduras, es un golpe contra todo lo que encarna la ALBA, por lo que la Alianza Bolivariana no sólo es una urgencia histórica sino la vía inexorable para hacerle frente a la crisis estructural del capitalismo

Comandante en Jefe Hugo Chavez Frias
05 de Julio de 2009

sábado, 6 de febrero de 2010

Los héroes de Ayacucho

Los héroes de Ayacucho

Por: José Félix Díaz (*)

Fecha de publicación: 06/02/10


La batalla de Ayacucho, la más significativa contienda de la guerra de independencia latinoamericana, obra admirable del general Antonio José de Sucre, ilumina la historia de nuestro continente desde las alturas de los Andes peruanos al culminar con sacrificios y con gloria, aquella lucha extraordinaria de los pueblos que en pos de sus libertadores, mayoritariamente gran colombianos, conducidos por venezolanos, pero ecuménica en cuanto representó la presencia de soldados y oficiales de distintos lugares de América y algunos de Europa, héroes todos admirables de nuestra patria.

Allí destaca en aquella mañana extraordinaria del 09 de Diciembre de 1824, Antonio José de Sucre, quien escogió la pampa de Quinua, luego de tantos movimientos entre las serranías del Perú, y quien advertía que en ese campo de sacrificios quedaría trazado el destino de América, esclava o libre, colonia o soberana, monárquica o republicana, y dispuesto sobre la llanura, observó las ubicaciones y desplazamientos de los realistas, posesionados en lo mejor de las alturas, listos para bajar en soberbio galope y enérgica marcha a intentar destruir las columnas patriotas -organizadas y resueltas a enfrentar de una vez a sus enemigos-, la insolencia rebelde de los conmilitones de Bolívar.

Recorría Sucre todas sus filas, observaba a todos sus hombres dispuestos a vivir, dispuestos a morir, arenga a sus tropas con voz de trueno y les habla de las glorias de Colombia, de las de Venezuela, nombra los hechos de armas, recuerda a su patria y a las de todos, llama al dios de la victoria, cita a la gloria de los héroes e invoca el nombre sagrado de Simón Bolívar, quien, según dice, le ha prestado su espada para concretar la colosal empresa de la igualdad humana que comenzó para él en Cumaná y para el Libertador en Caracas, el añorado lar de los héroes eternos, las ciudades providenciales destinadas para que se forjase en sus entrañas los hombres para un mundo nuevo.

¿Y quienes son los héroes…? Entre los venezolanos le acompañan el general de brigada Jacinto Lara, encargado de una de las divisiones; los coroneles José Laurencio Silva y Lucas Carvajal; los comandantes Trinidad Morán, Manuel León (herido en la batalla), Manuel Blanco, José de la Cruz Paredes, Francisco Casanova, Trinidad Portocarrero, Celedonio Medina, Juan Torres (herido), Lorenzo Moncayo, Francisco Torres, Florencio Jiménez (herido), José María Camacaro, Juan Bautista Arévalo, Antonio de la Guerra, José Belois, José Prieto (fallecido), Demetrio Díaz, Pedro Alarcón, N. Barrera, Manuel Medina, Miguel Delgado, Francisco de B. Adarraga; y como oficiales subalternos, más de cincuenta hombres, entre los cuales recordamos a José Escolástico Andrade, Juan Garcés, Vicente Moyano, Francisco Paredes, y entre los fallecidos N. Urquiola, N. Oliva, N. Colmenares, N. Ramírez, y tantos nombres y apellidos más de hombres que desde nuestra patria, desde las costas y montañas, las aldeas y los pueblos, los llanos y los valles, marcharon con Bolívar y Sucre en la insólita epopeya con la que le arrebataron a España y a la Europa monárquica todo un imperio, rico y extenso, prodigo y hermoso, múltiple y singular. .

También figuran entre las divisiones jefes, oficiales y soldados neogranadinos como el valiente José María Córdova, Ignacio Luques, José Leal, León Galindo, el inglés Guillermo Miller, el ecuatoriano José de La Mar, el peruano Agustín Gamarra, argentinos como Francisco de Paula Otero, españoles como Antonio Placencia y Juan Pardo de Zela, ingleses como Arturo Sandes, irlandeses como Francisco Burdett O’Connor, el francés N. Bruix, el norteamericano Félix Jaskan, el alemán Clemente Althan. En el campo, bajo las órdenes de Sucre, estuvieron presentes 4.500 ciudadanos de la Gran Colombia, 1.200 peruanos, 80 argentinos, comandantes: 22 venezolanos, 6 neogranadinos como Pedro Guasch, Antonio Zornosa, Pedro Alcántara Herrán, 8 peruanos como Ramón Herrera, Pedro Chirinos, Ramón Castilla, 1 boliviano como Pedro Blanco, 4 chilenos como José Ramón González, 6 argentinos como Juan de Dios González e Isidro Suárez, el paraguayo N. Alegre, el uruguayo Eugenio Garzón, 5 españoles como Manuel Benavides y Victor Tur (cuyo hermano Antonio Tur era uno de los brigadieres del ejército realista en la batalla), 5 ingleses como Guillermo Fergunsun y Tomas Dusbury, fallecido. Todos ellos símbolos de patriotismo, de sacrificio y pundonor, la lucha hecha pueblo y transformada en gloria y en justicia, en grandeza y en paz.

Y ante el noble y generoso general Sucre quedarían, a sus disposición, un Virrey (Don José de la Serna), un Teniente General, cuatro Mariscales de Campo, diez brigadieres, dieciséis coroneles, setenta y ocho tenientes coroneles, doscientos ochenta y cuatro mayores y oficiales, dos mil cien de tropa…; patrias que nacieron, repúblicas, instituciones, hombres y mujeres libres de ayer, hoy y mañana, el colonialismo y la dominación de pueblos por los pueblos humillados a los pies del Gran Mariscal de Ayacucho y sus soldados triunfantes, glorificados, inmortales, como su jefe, al servicio de la mejor historia de América y de la nueva humanidad grande, libre y digna en medio de los siglos.

(*) Abogado, escritor, autor de la biografía “Sucre, Gran Mariscal de América”.

diaz.bermudez@cantv.net



Nota del Autor: En ocasión a la celebración el 3 de febrero de un aniversario del nacimiento de Antonio José de Sucre, rendimos homenaje al magnánimo y genial héroe con este artículo sobre su magna hazaña militar, la batalla de Ayacucho, ecuménica epopeya mediante la cual se consolidó la independencia de América.


http://www.aporrea.org/ideologia/a94617.html

Archivo del blog

¿Como debe ser la Fuerza Armada de la Primera Potencia Energetica Mundial?

¿Como debe ser la Fuerza Armada de la Primera Potencia Energetica Mundial?